E-Mail
Sunday, 28 de July de 2013

Aeropuerto de Chihuahua Causa Indignación

Después de la inundación de las instalaciones aeroportuarios de la capital chihuahuense el pasado 19 de julio, la Diputación Permanente del Congreso del Estado local aprobó -el viernes pasado- solicitar al Gobierno Federal que se realice una revisión a las instalaciones del Aeropuerto Internacional "General Roberto Fierro Villalobos" de Chihuahua (CUU) y, de ser procedente, revocar la concesión del mismo, administrado por la empresa Grupo Aeroportuario Centro del Norte (OMA).

La propuesta arriba mencionada, presentada por el Coordinador del Grupo Parlamentario del PRI, Diputado Alejandro Domínguez Domínguez, y dirigida a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), viene después de las inundaciones, pero todo parece ser que las inundaciones fueron la gota que derramó el vaso de agua.

En realidad, cuando la empresa (OMA) construyó un estacionamiento/pensión para el uso de los visitantes
de las instalaciones hace tres años -sin los permisos necesarios-, o no advirtió (o no le importó) que parte del arroyo Los Nogales Sur pasaba por los terrenos en los cuales se construyeron las bardas que pusieron alrededor del estacionamiento y así obstruyeron el paso natural del agua.

De ahí la bronca. Al no poder pasarse por su cauce natural, las lluvias registradas en el aeropuerto de Chihuahua
invadieron las instalaciones del Aeropuerto local afectando a los usuarios y personal del aeropuerto, además de provocar la cancelación de 14 vuelos, afectando a un total de mil doscientos pasajeros de salida.

Las fuertes lluvias entonces afectaron calles de rodaje, plataformas comercial y de aviación general sur
hasta la de carga, pasando por la plataforma comercial a la de aviación general, así como el interior del edificio terminal, entre otras áreas.

El saldo de las inundaciones no sólo fue la cancelación de vuelos
sino también la pérdida total de un centenar de vehículos estacionados en la pensión, los cuales fueron alcanzados por las aguas.

Según fuentes locales, la tromba que afecto el estado de Chihuahua en 1990,
causando inundaciones en la ciudad, no afectó el funcionamiento del aeropuerto y entonces brindó un servicio adecuado, lo cual -se dice- pone de manifiesto que la construcción anómala de las bardas, sin permiso y sin supervisión, fue lo que ocasionó la inundación.

Otras razones por lo cual el concesionario del aeropuerto ha causado indignación
son la falta de cumplir con sus obligaciones fiscales con el municipio local. No ha pagado el impuesto predial, deuda que asciende a cerca de 56 millones de pesos, dando como razón que las instalaciones están en terrenos federales y por eso están exentos del pago.

Además, varios establecimientos dentro de la terminal aérea han estado vendiendo bebidas alcohólicas sin permiso,
eso hasta el sábado pasado cuando finalmente la Subdirección de Gobernación cerró tres de los locales (el restaurante Wings, Airport Market y La Isla) que estaban en conflagración de la ley.

Otra hecho negativo relacionado con el aeropuerto local fue hace precisamente un año,
cuando se descubrió una fiesta de personal de seguridad e invitadas en la Torre de Control y otras áreas del aeropuerto , hecho que también causó la petición, por parte de los legisladores locales al gobierno federal para que se revise los sistemas de seguridad de esa terminal aérea y que la inspección también se cubre al aérodromo “Abraham González”, de Ciudad Juárez, e incluso pidieron la revisión a la concesión de esos aeropuertos al Grupo OMA.

Habrá que esperar para ver que decisión se toma por parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes,
pero todo parece que los ánimos ya están levantados y tendrá que haber una decisión que toma en cuenta todas las circunstancias antes mencionados, posiblemente hasta la revocación de la concesión al Grupo OMA.

por Allan Dawson – Domingo 28 de julio, 2013

 


Copyright©2008-2013
Espacios Comerciales a la Medida. S.A. de C.V.