E-Mail
Sunday, 24 de March de 2013

Expropian Aeropuertos en Bolivia

Bolivia.- El presidente Evo Morales Ayma nacionalizó la empresa de capitales españoles que administraba los tres principales aeropuertos del país: La Paz, Santa Cruz y Cochabamba, fueron nacionalizados por el presidente Evo Morales, debido a los escandalosos salarios de sus funcionarios, carencia total de inversiones y fuga de divisas al extranjero.

La nacionalización del Servicio de Aeropuertos de Bolivia S.A. (Sabsa) es una decisión trascendental y simbólica a la vez. El 18 de febrero el presidente Evo Morales Ayma anunció mediante decreto supremo la nacionalización de las 66.374 acciones del paquete que correspondía a la empresa Sabsa, filial de las españolas Abertis y Aena, que tenía la concesión para administrar los aeropuertos internacionales de El Alto, en La Paz; Jorge Wilstermann, en Cochabamba; y Viru-Viru, en Santa Cruz.

“Hicimos este anuncio en el aeropuerto Jorge Wilstermann de Cochabamba porque aquí se encuentra la oficina central de Sabsa”, explicó el Jefe de Estado, en un acto acompañado por el vicepresidente Álvaro García Linera, gran parte de su gabinete, trabajadores aeroportuarios y una fuerte presencia de las fuerzas armadas.

En 1996, durante la presidencia de Gonzalo Sánchez de Losada, se introdujo el concepto de “capitalización”, juego de palabras para encubrir la privatización del patrimonio nacional. Así, el 14 de julio de ese año, mediante un decreto supremo, se estableció que los servicios públicos aeroportuarios podían ser entregados en concesión a personas individuales o colectivas para “la construcción, explotación, operación, equipamiento y conservación de los aeródromos públicos o privados, incluyendo los aeropuertos internacionales”, por un período de hasta 40 años.

Informes negativos

Bolivia tiene 37 aeropuertos, tres de ellos internacionales, los de mayor tráfico y nodo del transporte aéreo.

La administración de El Alto, Jorge Wilstermann y Viru-Viru (en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz respectivamente) fue licitada el 27 de febrero de 1997 por un plazo de 25 años a Sabsa. Eran tiempos de neoliberalismo, por eso la empresa pudo constituirse con un capital autorizado de apenas 52.100 pesos bolivianos (menos de 8 mil dólares) del que sólo pagó la suma de 26.050 bolivianos (4 mil dólares). Ese monto equivale a 2.603 acciones para administrar el valor de los aeropuertos, de 430 millones de dólares, como denunció Morales en el acto de nacionalización.

Durante el período 1997-2005 el Viceministerio de Transporte no aprobó el plan de inversiones presentado por Sabsa. Recién en diciembre de 2005 autorizó un plan nuevo que va de 2006 a 2022 por un monto total de 53 millones 441 mil dólares. “Por lo que del período 2006-2011 debieron haberse invertido 26 millones 917 mil dólares, sin embargo Sabsa sólo invirtió 5 millones 896 mil dólares. Esto fue un robo, un saqueo de esta privatización, so pretexto de capitalización”, repudió el Presidente y agregó: “Las utilidades entre 1997 y 2011 ascendieron a 20 millones 638 mil dólares, cifra que representa un 2.164% de ganancia respecto al capital irrisorio pagado, que fue de 26.050 pesos bolivianos”, explicó Evo Morales.

El último de los puntos que ha generado la indignación es por los salarios
que recibían los funcionarios de la filial de Albertis y Aena: El gerente general ganaba 127 mil pesos bolivianos por mes (18 mil dólares).

En el marco de esta medida, el representante del Ministerio Público,
el fiscal de la división de corrupción pública, Aldo Ortiz, comenzó el proceso de toma de testimonios a ocho ejecutivos de la empresa nacionalizada, a raíz del proceso penal que iniciaron contra ellos los trabajadores de Sabsa por incumplimiento de deberes, de contrato y por la falta de inversiones, entre otras acusaciones.

Anteriormente fueron nacionalizadas las firmas también españolas Red Eléctrica e Iberdrola,
que operaban la transmisión y distribución de electricidad en Bolivia. Lo mismo ocurrió con el yacimiento del cerro Mallku Khota, en el norte de Potosí, explotado por la minera canadiense South American Silver; y la mina de estaño y zinc Colquiri, expropiada a la empresa suiza Glencore en junio de 2012.

Más derechos

El vicepresidente del Estado Plurinacional, Álvaro García Linera, se refirió a los beneficios que las nacionalizaciones trajeron al país y dio como ejemplo la recuperación de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (Ypfb): “En 2005, sin nacionalización, el Estado recibía 670 millones de dólares. En 2012, con nacionalización, el Estado recibe 4.200 millones de dólares.

Un dato ilustrativo de la distribución de los recursos en Bolivia es que antes de las nacionalizaciones,
en 2005, los municipios recibían 2.400 millones de pesos bolivianos del Estado. En 2012 esa cifra alcanzó los 11.900 millones. Casi cinco veces más.

por Victor Payan - Domingo 24 de marzo
 
Copyright©2008-2013
Espacios Comerciales a la Medida. S.A. de C.V.