E-Mail
Sunday, 18 de November de 2012

De CMA, Casi Un Triste Recuerdo

El rasgo común entre una treintena de postores interesados en rescatar de la quiebra a Mexicana de Aviación y sus filiales Click y Link, fue la falta de transparencia e interés por invertir y pareciera que hubo solo cortinas de humo, para ver si podían sacar alguna ventaja de la caída de la línea aérea, cuyas 115 aeronaves dejaron de volar desde hace 26 meses, cuando fue declarada en Concurso Mercantil.

Habrá que agregar la negativa actuación de las autoridades y si hay suspicacia, pues la “mano negra” de otras compañías, para que CMA no volviera a aparecer por los aires y dejara el campo libre a otras que sí siguen funcionando exitosamente.

Ninguna otra compañía había tenido tantos postores durante el proceso de conciliación, en el que se trataba de salvar el trabajo directo de más de 8,000 empleados a nivel nacional y casi el doblo en forma indirecta, amén del servicio a miles de pasajeros y un fuerte apoyo al turismo.

La difícil situación de CMA, fue la mala administración por parte de su director Gastón Azcárraga, que se desembarazó olímpicamente del problema, al vender simbólicamente en mil pesos las acciones de la línea a Tenedora K, quien no solo se  desistió de invertir en el proyecto, sino que suspendió las operaciones al no poder negociar con los sindicatos, el despido de una parte de trabajadores, pero esta empresa mantiene las acciones hasta el día de hoy.

Entre los principales postores, estuvieron:

Banco Ixe llegó a las negociaciones en octubre de ese mismo año pero también desistió tras saber que no había suficientes recursos para liquidar a los trabajadores.

Luego se presentó Arturo Barahona, quien para febrero de 2011, ya había convencido a los sindicatos y al juez de entregarle las acciones, pero tampoco hubo negociación.

Casi un año después, Iván Barona, autoidentificado como empresario minero, tuvo que retirarse cuando su fondeador, el canadiense Mikhael Shamis, perdió interés en el proyecto.

Por último, Med Atlántica, que a finales de 2011 tuvo acceso a las acciones, también desistió en octubre, cuando la nueva juez del proceso, Edith Alarcón, le exigió demostrar la existencia, licitud y disponibilidad de 300 millones de dólares para reestructurar la compañía.

por Victor Payan - Domingo 18 de noviembre
 
Copyright©2008-2013
Espacios Comerciales a la Medida. S.A. de C.V.