E-Mail
Monday, 28 de March de 2011

Un Sueño se Convirtió en Pesadilla

Washington.- Los sistemas de alarma y de comunicación de la torre de control del Aeropuerto Internacional Reagan, no funcionaron y la Casa Blanca quedó a expuesto de cualquier ataque terrorista. Dos aviones comerciales, uno con 97 pasajeros y otro con 28, tuvieron que hacer aterrizajes de emergencia, debido a que no fueron dirigidos desde tierra, como es una responsabilidad internacional.

El peligro de un desastre se mantuvo expectante durante casi una hora, incluso uno de los dos aviones se encontraba ya sobre la pista cuando el piloto abortó el aterrizaje al no poder contactar con la torre.

El piloto previendo cualquier emergencia, volvió a elevarse e insistió en hablar
con el controlador de guardia por la radio del avión y por teléfono. Contactó con controladores de otras terminales próximas, que también pretendieron, sin éxito, la conexión con el controlador del aeropuerto Reagan. Tras más de veinte minutos sobrevolando el cielo de la capital, el piloto decidió aterrizar por su cuenta.

La conexión se hizo con los sistemas de seguridad no solo del aeropuerto Ronald Reagan,
distante a unos centenares de metros, sino también con los de la Casa Blanca, así como del Capitolio y el resto de edificios del Gobierno americano.

Se esperaba lo peor, algo tan siniestro, como un ataque terrorista y todo el mundo se puso en acción.

Los dos aviones, procedentes de Europa, permanecieron en la pista del Aeropuerto Reagan, hasta que los pasajeros fueron autorizados para descender, bajo la férrea vigilancia de los cuerpos de seguridad.

Todo esto ocurrió la madrugada del miércoles último y después de todo el nervioso ajetreo, se descubrió la verdad: El responsable de la torre de control se quedó dormido.

por Victor Payan - Domingo 27 de marzo

 
Copyright©2008-2013
Espacios Comerciales a la Medida. S.A. de C.V.