E-Mail
Sunday, 26 de December de 2010

Nieve y Caos, en Europa

Miles de pasajeros no olvidarán esta Navidad del 2010, debido a que quedaron atrapados en los diversos aeropuertos del continente Europeo, que fueron cubiertos por gruesas capas de nieve y un clima digno de cualquier oso polar, que evitó de paso el movimiento de centenares de naves, que tuvieron que mantenerse en tierra.

La situación de las terminales aéreas, ha sido incierta durante los últimos días, debido a que el mal tiempo se ha dejado abatir sobre amplías zonas del viejo continente y además de los aeródromos, se han visto bloqueadas también las carreteras y los servicios ferroviarios.

Unas 300 personas quedaron atrapadas en la terminal parisina de Charles de Gaulle,
desde hace varios días, debido a las constantes cancelaciones de los vuelos.

Otros centenares de pasajeros consiguieron dormir en hoteles de la zona,
donde las autoridades aeroportuarias habían reservado unas 3,300 habitaciones que finalmente fueron insuficientes.

Sin embargo, no decayó el ánimo de los frustrados viajeros que efectuaron improvisados festejos navideños
y brindaron con champagne en vasos de plástico, además de tomar café y acompañarlos con pastelillos, algo de salmón ahumado, quesos y pan comprados a precio de oro en las boutiques de recuerdos de la terminal aérea.

Con frazadas sobre los hombros para desafiar el frío,
muchos asistieron a una misa de Navidad que se celebró en el aeropuerto. Las cadenas de televisión también mostraron a un inesperado Papá Noel repartiendo caramelos y juguetes a los niños.

En Bélgica las cosas fueron apenas mejor. Los responsables de la terminal de Bruselas
habían desplegado catres de campaña para cientos de personas, aunque al final sólo 50 pasajeros se vieron obligados a dormir allí.

Mientras la situación volvía ayer poco a poco a la normalidad,
muchos responsables políticos y empresarios pedían abiertamente una investigación sobre los motivos que provocaron semejante caos y una preparación tan deficiente de las infraestructuras.

Colas interminables en los mostradores, camas improvisadas,
intenso frío, ira y finalmente resignación constituyeron la imagen navideña de las terminales aéreas y ferroviarias -sobre todo en Francia, Bélgica, Londres, Alemania e Italia-, que por tercera vez en menos de un mes quedaron paralizadas por el mal tiempo.

Más al norte, desde Gran Bretaña hasta Suecia, las rutas congeladas
provocaron gigantescos embotellamientos que terminaron por desbaratar cantidad de festejos familiares.

En París, los aeropuertos consiguieron volver a operar paulatinamente
a partir de ayer por la mañana, gracias a la llegada de líquido anticongelante de Alemania y de Estados Unidos.

Sin ese producto, usado para derretir el hielo capaz de paralizar las turbinas,
ningún vuelo es posible con nevadas tan intensas. El preciado líquido también había brillado por su ausencia en Bélgica a comienzos de semana, lo que obligó al aeropuerto de Bruselas a dejar de operar.

En Gran Bretaña, la pesadilla se desplazó de los aeropuertos a las rutas
y los trenes de alta velocidad, que no conseguían recuperar el atraso sufrido desde comienzos de semana. Largas filas de candidatos a poder cruzar el Canal de la Mancha en el Eurostar seguían haciendo cola para comprar su boleto, cuya venta estuvo suspendida hasta la navidad.

Según los responsables de la empresa,
recién hoy el servicio debía funcionar con toda normalidad.

La escasez de trenes y aviones provocó un sensible aumento de la circulación
en las rutas, donde el hielo, la nieve y unas temperaturas de hasta 18 grados bajo cero provocaron considerables embotellamientos.

Presionadas por la indignación popular y el persistente caos,
las autoridades europeas han comenzado a pedir explicaciones a responsables de aeropuertos y empresas aéreas. Todos señalan, además, la necesidad de mejorar la comunicación a los pasajeros, que, desde la primera gran nevada, el 8 de diciembre, se han quejado por la falta de información.

En Alemania

Sólo en el aeropuerto de Fráncfort, el mayor de Alemania y uno de los principales de Europa, se anularon unos 650 de los 1.317 vuelos previstos, informó una portavoz. Las terminales están "llenas de pasajeros" atrapados, algunos con más de 48 horas de espera acumulada, y el sábado se tuvieron que habilitar camastros para las casi mil personas que pernoctaron en el aeropuerto.

La nieve también desató el caos en los aeropuertos de Múnich,
con 50 cancelaciones, Hamburgo, con 40, y Hannover, donde la terminal fue cerrada. El servicio meteorológico alemán anuncia además que las nevadas seguirán en las próximas horas, lo que obliga a suspender vuelos.

Por otra parte, el temporal está provocando graves embotellamientos y accidentes
en las carreteras de toda Alemania, completamente heladas, y la compañía ferroviaria 'Deutsche Bahn' se está encontrando con grandes dificultades para atender a todos los pasajeros que quieren viajar en sus trenes.

La situación en Reino Unido

También en Heathrow, el mayor aeropuerto de Reino Unido, miles de pasajeros han pasado las noches varados. Todos los aterrizajes y la mayoría de despegues fueron cancelados.

Está previsto que Heathrow, el mayor aeropuerto de pasajeros en Europa,
reanude el tráfico aéreo hoy lunes, aunque se esperan anulaciones y retrasos de vuelos, según la autoridad portuaria.

El primer paso, añade el comunicado, será la vuelta a sus posiciones habituales
de los aviones y la tripulación que fueron desviados a otros lugares. Además, el texto se disculpa por los problemas ocasionados a los pasajeros.

Los pasajeros que tenían previsto volar desde o a Heathrow el lunes pasado
deberán ponerse en contacto con sus aerolíneas. Heathrow es especialmente importante para los que hacen transbordo. Desde el sábado miles de personas acampan en las cinco terminales y lugares de tránsito del aeropuerto.

El mayor problema para la gestoría aeroportuaria, que puso a trabajar a cientos de personas
para retirar la nieve y el hielo, no sólo son las pistas de despegue y aterrizaje, sino también la formación de placas de hielo donde están aparcados los aviones, que impiden que las máquinas puedan moverse.

En el segundo mayor aeropuerto londinense, Gatwick,
también se produjeron retrasos y cancelaciones. Sin embargo en Escocia, donde las temperaturas eran considerablemente inferiores, los aeropuertos permanecieron abiertos.

El 40 por ciento de los vuelos previstos del aeropuerto parisiense de Roissy-Charles de Gaulle,
el mayor de Francia, quedarán anulados a causa de la nieve, mientras que en el resto de los aeródromos del país se registran importantes perturbaciones.

Ante la imposibilidad de canalizar todo el tráfico previsto,
Aviación Civil pidió a las compañías que anularan cuatro de cada diez vuelos programados para la tarde.

La decisión se produce después de que se anunciara
la supresión de un 25 por ciento de los vuelos previstos en la jornada.

En otras zonas

El temporal tuvo consecuencias trágicas incluso en Italia: En el norte,  tres perdieron la vida en la región de la Toscana por accidentes provocados por el hielo en las carreteras.

En la comunidad belga de Bertrix, Luxemburgo,
un hombre murió cuando se le cayó encima el techo de una choza a causa de la acumulación de nieve.

El padre de cinco hijos estaba trabajando en la choza cuando se derrumbó
el techo, informó la agencia Belga. Su hermano fue rescatado gravemente herido de los escombros.

por Victor Payan - Domingo 26 de diciembre
 
Copyright©2008-2013
Espacios Comerciales a la Medida. S.A. de C.V.